11.7.09

Trampolín


Gota que horada
el amanecer
de una paciencia
una y otra vez
el ciclo al filo
la vieja navaja
desafina la banda
guillotina
ilusiones al pozo
huye del amor
sueños que fueron
desparraman
basuras
avaricias que aspaventan
baten al compás
de un rumbo solitario
corazón de desidia
misterio de no querer
víctima o poder
Nuevas vías
puertas solares
barrios impensados
siluetas en el camino
un día
el vaso rebalsado
espera que rebota
en el pico del cielo
vuelve
ciñe un trampolín
vuelta carnero y mortal
despide
un rayo
ingresa
un fuego
de cabeza.

5 comentarios:

Elio Milay dijo...

Increíble poema. Esa cabeza tuya, cómo funciona, madre mía. Yo soy demasiado racional para dejarme llevar de esta manera. Sería incapaz de poesía de este calibre, creo. Tiene tanta libertad en todos los sentidos, que hasta el significado seguramente varía dependiendo de quién la lea.

Yo no sé qué significa. Ni siquiera para mí. Sólo siento cosas al leerla, que no sé explicar. Es una sensación muy novedosa y reconfortante, puesto que habitualmente siempre lo sé explicar todo. Me encanta sentirme ignorante, como un niño ante un misterio!!!

Sólo una mínima sugerencia. En vez de "espera que rebota", mejor "espera que rebote"...

Vaya cómo hemos retomado el blog, ¿eh? FELICIDADES por este logro creativo!!!!!!!!!!! Suena sincero, espontaneo y muy humano!!! ME ENCANTA CÓMO ESCRIBES, EN SERIO!!!

agua de azucena dijo...

gracias Elio, siempre tan atento y presente. me alegro que estas líneas alteren o muevan a quien lee... espera que robota, la dejaré así, está tomado no como verbo "espera que rebote", sino como sustantivo, seria: "la espera que robota..." y sigue.... gracias igual por la sugerencia, por estar atento y por estar ahí.
un cariño grande! y pronto nos vamos para La Luna!! el cohete va a despegar!

Alis dijo...

Azucena que bien!!!!!!! volviste, te extrañe.
Besos

noticiasenprosa.blogspot.com dijo...

volviste. Volvimos. Que no se interrumpa por el tristemente célebre "día a día". Las palabras de tu poesía se me suben y bajan por todas partes y me pintan belleza.
Gracia por lo que escribiste en mi blog. Besos
Martín

Elio Milay dijo...

Espero que estés bien. Te mando mi ánimo. A ver cuándo inventan en Internet los aromas cibernéticos para que al entrar en este pequeño paraíso el aroma de azucena nos embriague. Te dejo un abrazo muy fuerte!