19.5.09

Manierista


Vida que se ensaña
nariz en el fango
nuca que no levanta
aplana cada ilusión

en cenizas y decepciones
va inmersa tu capa
con albas y desvelos
sentencias coladas al pasar

truenos de palabras repetidas
consejos como dardos
clavan obviedades
ignoran ellos
la figura serpenteada del Greco
y hasta las curvas del vegetal

sólo cajas de verdes suman
en agendas programadas
habitaciones estériles

algunos se entrometen
insisten
declaman
nunca un pedazo de pan

la canción de los imposibles
suena en corazones abiertos
valientes de tristezas
mágicos de tempestad

el sendero reparte
ruinas y baluartes
compuestas incógnitas
peces dorados

llegará un día
en que tu halo transmute
frases métricas, globalizadas
colecciones de olvidos

será momento entonces
de reirte fuerte
frente a paredes de cal.

Imagen: La Magdalena penitente, el Greco (1541-1614).

2 comentarios:

Elio Milay dijo...

... "ruinas y baluartes" ... "algunos se entrometen"... cuidado con los despistes.

Impresionante poema, lo releo una y otra vez y sigo sin abarcarlo. Hay una inmensa cantidad de significados en él, confluyendo. Inspira muchas emociones e imágenes.

Te dejo un beso muy fuerte, Magda Greca. No te excedas con la penitencia, que tú eres muy buena y no la necesitas. Mis mejores deseos para ti.

Alis dijo...

Azucena, cuida bien ese corazon cristalino que tenes, somos muchos los que te queremos bien.
Besos.