13.3.09

Espejos


Es un juego. Vemos lo que queremos. Lo que necesitamos. Lo que falta. Lo que sí y lo que no. En el fondo del estanque circular, espera a sus víctimas sin almohada. Sabe nadar. Pero no le importa. Le gusta hamacarse con las ondas. Reirse. Alimentarse de lo que los patos dejan. Señora Ella vive debajo muy cómoda. Hay que sentarse horas frente al lago, elegir una reposera cómoda de las Tullerías, llevarse un buen libro, de vez en cuando levantar la mirada, perderse en el reflejo ciego de las estatuas, para saber de uno, de anhelos, sueños y fantasías. Felicidad puede latir en el prisma de algunas gotas. Invisibles esferas. No hace falta vaciar el estanque para conocerla. Ciertas tardes de sol, brilla en el centro del disco. Refleja los ojos de quien la encuentra. Dicen quienes la descubrieron que no tiene cara. Sólo miles y diminutos espejos.

No hay comentarios: