21.1.09

))Quiero))













Un mundo fluorescente
nido de belleza
onda subacuática
música submarina.

Allá abajo
entre algas y purpurinas,
no existen malos tratos
las sirenas iluminan
los hipocampos velan.

El egoísmo pierde
las salvajadas se desintegran.
baila la venganza de la Naturaleza.

Allá, en el fondo,
asomados viven
colores imposibles.
Sus caricias
reparten nobleza.

Laberintos de corales
hamacan, inspiran,
desvelan a las tortugas soñadoras
con su historia a cuestas.

La lente curiosa observa
escucha, revela.
Silencios de autor,
proclamas de sabiduría
tejen senderos de cristales,
como alfombras verdaderas.

Su mirada sepulta el miedo
y a la noche oscura.
Allá,
abajo de nuestros pies,
bullen estrellas.

Gracias al amigo Martín Sánchez --a quien le damos la bienvenida a la blogósfera--, que me guió hacia las imágenes de David Doubilet.

5 comentarios:

Martín dijo...

Qué hermoso lo que escribiste. Poesía cristalina que invita a soñar como esos fondos de mares que sólo se empeñan en crear belleza. Empeñarse en crear... Imaginemos intentar cada día. Resbalarían un poco más impurezas y mediocridades.
Yo te agradezco Agua de Azucena.

Martín

alis dijo...

Que lindo!!!para soñar, gracias Agua de Azucena.

armen dijo...

Cada vez me gusta mas lo que escribis
me llega al corazon, Besos yabrum.

Victoria Viajera dijo...

Bellísimo, Magda. Y muy fino, digno de vos.

Yahaira Valverde dijo...

Hermoso Azucena. Un abrazo y un beso en la distancia. Que Dios te cuide y te de bendiciones.

Un abrazo en la distancia.