3.1.09

))Belleza en estado puro))


Tardaron exactos cinco días. Los dos capullos de orquídeas que faltaban abrir, luminosos como el sol, al fin florecieron. Muy mágicos, dejaron al descubierto sus inquietas formas. Hoy cinco blancas corolas adornan la casa y un corazón de venecitas.

1 comentario:

alis dijo...

Son increiblemente bellas, alegran el espiritu verlas, ya entraste en el mundo fascinante de las orquideas,segui cultivandolas.