11.9.08

)) Ojos somalíes ))

Todavía hago esfuerzos por recordar con exactitud cómo dijo llamarse. Se había presentado como Bifil, Bafil, Afai... Sí me quedaron en la retina esos dedos y manos de alquitrán, desproporcionados, enormes, envolviendo con suavidad la piel blanca. Enrollaba y desenrollaba, una y otra vez sobre mi muñeca, esa tira de dijes que había elegido para mí: azules cristales, ojos turcos, turquesas y grises. Practicaba mil y un formas sobre mis lunares, con una sonrisa infinita. Quiso saber mi nombre. Bonito, murmuró. Y le dio el toque final a la pulsera. Magnéticos destellos terminaron por enhebrar cada giro de esos ojos. Esta vez sí le compré. Se fue alto y sonriente el somalí. No sé si recordará mi nombre.

3 comentarios:

Victoria Viajera dijo...

seguro que sí, seguro que recuerda tu nombre. pero más se debe acordar que le preguntaron el suyo. queremos más agua de azucena!!

agua de azucena dijo...

gracias, vicky viajera! y le hubiera preguntado mucho más al somalí.. increíble su mundo y sus historias. besos

agua de azucena dijo...

aquí les trancribo el comentario de Alicia T., una fiel lectora de este blog, y que viene tomando carrera con esto de las nuevas tecnologías. quería agradecerle especialmente a Alice T. por interactuar con este espacio y la invitamos para la próxima, para que nos deje aquí su comentario. gracias alice!!

Querida Agua de Azucena:
Siempre me pongo muy contenta cuando veo que actualizas tu blog, de paso controlo cuantos son los que te siguen, de pura chusma nomas, si de verdad te compraste la pulsera o collar te voy a decir que hiciste muy bien!!!!!!!, sobre todo si lo tenes puesto eso aleja las malas ondas y el mal de ojo, si alguien quisiera hacerlo se romperia uno de los ojitos, o se perderia, claro vos no te acordas pero las Abuelas siempre te ponian uno, escondido, es un mito oriental muy antiguo, yo creo en eso y tengo algunas versiones..., las uso
a veces contra la mala onda que abunda tanto actualmente.Chau. Besos
La tia de Agua de Azucena.