7.12.07

PASEO GUAU)) Me robé el auto

Muñiz y Rivadavia. Siete de la tarde. Hace mucho calor. Como 30 grados. No daba más y decidí salir a dar una vuelta. A pata, ni loco. ¡Con el hocico fuera de la ventanilla, y el vientito revolviéndome mi peluche de oveja, es otra cosa! Lástima que tengo que manejar...

No hay comentarios: